#RoadtoEdinburgh será la etiqueta elegida para el segundo reto deportivo de altura del año 2015. EMF es Edinburgh Marathon Festival, que se celebra en Edimburgo el último fin de semana del mes de mayo.

marathon

Como ya conté a principios de año, me he propuesto en este primer semestre del año dos grandes aventuras: una satisfecha la pasada semana; la otra pendiente de preparación. Preparación que ya hemos empezado a hacer según terminaba el domingo pasado la Maratón de Sevilla. Así pues, con la satisfacción del trabajo bien hecho y en plena resaca de la fiesta sevillana, tras un descanso pertinente, manos a la obra. A pensar en otra nueva aventura. Un maratón requiere fuerza de voluntad, mentalización, constancia, sacrificio, exigencia, renunciar a actividades alternativas. Muchas horas para que todo salga como a priori queremos. Una buena preparación no es, necesariamente, una paliza continua tras otra durante 12, 14 o las semanas que te prepares. Un buen entrenamiento es saber cargar y descargar. Entrenar lo que se ve y lo que no se ve. Cuerpo y mente. Y en estos menesteres hemos aprendido un poco. La experiencia, como madre de la ciencia de las carreras, nos da una garantía, una tranquilidad y una confianza que se gana solo con eso, con la experiencia.

13 semanas, si contamos desde hoy, en las cuales habrá carreras, test necesarios o convenientes para poder medir nuestro estado. 5 pruebas del Circuito de Carreras Populares en estas semanas. Empezando en Ciudad Real, con un 10.000 y acabando en Almagro con un test de Media Maratón, dos semanas antes. Esa es la idea. 5 pruebas, dos medias maratones. Cosa que me ha faltado en Sevilla, pero tampoco ha ido mal.

Un plan de trabajo específico, muy acorde a nuestros objetivos y nuestras posibilidades. Un plan flexible, como siempre, pero que hay que intentar cuadrar con más o menos tino trabajo y vida social. Somos populares, que no se nos olvide.

Y el viaje a Edimburgo: la cuarta ciudad más bella del mundo para perderse por sus calles, adentrarse en sus pubs, en sus bakeries, para perderse por sus caminos, subir a la colina de Nelson, para acercarnos a Murrayfield y mandarle fotos a Julián 😉 (y si encima hay rugby, ¿para qué más?), o al Atrhur´s Seat. Para visitar su castillo y su esencia de gran y vetusta ciudad. Un aliciente que hace de esta maratón un engranaje perfecto de turismo y deporte. Recorreremos la ciudad por donde nos marquen las líneas y las millas: 26,6 miles, que vienen a ser lo mismo que 42,195 kilómetros. So, 13 weeks to go. Esto nos espera en la nueva hometown de Enrique:

Así pues. Semana de descarga, semana de planificación preparada por el anfitrión. Mañana empezamos. Seguiremos informando.

Anuncios