Correr, el “running”, es ya una manera de vivir. Puede que sea una moda, pasajera para muchos, como todas las modas. Lo cierto es que conlleva aparejado una serie de elementos indisolubles y que, conforme va pasando el tiempo y vamos haciéndonos más exigentes con nuestros retos y nuestros entrenamientos, necesitamos de un plus. Ni soy especialista en nutrición deportiva, ni pretendo establecer patrones ni pautas de comportamiento. Simplemente explicaré qué suelo hacer después de correr. Existen teorías para todos los gustos. En los últimos tiempos han llegado una infinidad de dietas y de consejos alimenticios y nutricionales, vinculados al deporte. Han aparecido infinidad de productos de nutrición deportiva que ayudan y complementan el entrenamiento. Hay que saber valorarlo y aplicarlo a nuestras necesidades.

En primer lugar, hemos de saber diferenciar entre nutrición y alimentación.

Alimentarse no es nutrirse, no siempre. Nutrirse es comer lo que nuestro organismo necesita. Macro y micronutrientes que obtenemos de los diferentes alimentos.

Alimentarse es saciar el hambre. Comer, para quitarnos la sensación de apetito, pero muchas veces comemos sin saber si nos está aportando algún beneficio a nuestro organismo.

Un ejemplo simple: Acabas de entrenar y necesitas reponer energía, has gastado muchas Kcal., has perdido líquido y necesitas nutrirte. Necesitas recuperar niveles de glucógeno en sangre.  ¿Tomas una fruta o un bollo de chocolate? La fruta te aporta una serie de nutrientes que no tiene el alimento procesado, las grasas “malas” que tiene un bollo de chocolate. La fruta posee además de azúcares naturales, agua y elementos necesarios, como potasio, vitaminas, antioxidantes, etc. Dependiendo de la fruta que sea. Esto es nutrirte.

Beber agua, es fundamental. Existen también bebidas ricas en carbohidratos y electrolitos, para recuperar los líquidos perdidos tras el esfuerzo. Hay especialistas que recomiendan no tomar estas bebidas azucaradas.

Pero además, tras intensos entrenamientos, con desgaste muscular, existen en el mercado una serie de productos que, sabiendo cómo y cuándo tomar, aceleran la recuperación y reponen proteínas y carbohidratos esenciales para nuestro cuerpo. Son los llamados batidos de proteínas. Proteína whey (de suero de leche) , que contienen los BCAA esenciales para recuperar la masa muscular perdida tras intensa actividad.

Cuando llevo una preparación intensiva, para carreras de larga distancia, especialmente maratones y he tenido un desgaste mayor de lo habitual, o tras terminar una maratón, he tomado un batido de proteína whey. Ayuda a que tus músculos se regeneren de manera más rápida. En principio, pensaba que estaba más enfocado para los “fuertecitos” del gimnasio que quieren ganar masa muscular rápidamente. Pero lo he hablado con gente entendida en materia y sabiendo, como digo, tomarlo con moderación, los beneficios son evidentes.

No obstante, es cierto que ni todos los días hago este tipo de posentrenamiento, ni siempre lo hago correctamente. Hay veces que llego a casa después de entrenar y me apetece tomar un café con algún producto procesado industrialmente. O escojo una tostada con aceite de oliva y sal (no refinada) y una cervecita. Como cuando terminamos las carreras y nos acercamos al “tío” de la Cruzcampo y de paso cogemos una rebanada de pan con aceite de oliva. Habrá personas que digan que el pan es suprimible, aunque personalmente no pienso en renunciar a ello. Los llamados “paleo” que defienden la alimentación basada en la que tomaban nuestros antepasados en el paleolítico. Solo alimentos naturales obtenidos directamente de la naturaleza: frutas, verduras, hortalizas, huevos, carnes, pescados y frutos secos. Nada de productos procesados industrialmente (cereales, panes, lácteos, etc.) Comer proteínas naturales y carbohidratos naturales. Una filosofía con detractores, una manera de vivir y de nutrirse que, si analizamos bien, tiene su razón de ser. Aunque la ciencia nos ha ayudado (y nos ha vendido) ventajas a la hora de comer. Alimentos ya elaborados, que solo debes abrir e ingerir: multitud de cereales azucarados, bollería, mil y un tipo de leches, bebidas azucaradas, y hasta los panes. Una dieta mediterránea sin cereal, parece que no tiene mucho sentido; la base de nuestra alimentación ha sido el trigo y la leche, como quien dice. Leche y pan. Ahora tiene sus detractores. También sus defensores, como todo.

En este apartado de nutrición está pensado para recopilar artículos interesantes y pondré lo que suelo tomar antes, después y durante las carreras. Uno va a aprendido a saber lo que necesita, lo que le va mejor o peor según va experimentando y probando. Con interacción todo será más fácil y constructivo. Compartir vuestra dieta. ¿Qué coméis?

Anuncios