Ese fue el recorrido de la ruta que hicimos el domingo. Ruta de 32 Km. prevista como parte del entrenamiento para el Maratón de Murcia. Se acercó Miguel Cepeda, para acompañarnos unos cuantos kilómetros.
Iniciamos el recorrido en las inmediaciones del Estadio Municipal, a las 9:00, con unos 14 ºC y amenaza de lluvia que se disipaba según transcurría la mañana. Santi, Miguel Cepeda y el narrador, nos poníamos en marcha. Tres Fondistas dirección al camino de Alarcos, buscando la superficie asfaltada, toda vez que la noche del sábado nos dejó importantes tormentas, y tampoco era plan de embarrarnos, teniendo caminos paralelos. Además, que sirvió para “descubrir” cómo llegar a la Vía Verde de Ciudad Real, de una manera rápida y directa desde Miguelturra.

Y nos plantamos en el cruce del cementerio de Las Huertas en 5 Km. Desde allí enfilamos el camino de tierra, que nos lleva hasta el final de la Vía Verde y llegando a la carretera, giramos a la derecha dirección Poblete, pero… antes de llegar a la vía de servicio de la autovía, giramos a la derecha por un camino, que no era linde, divisando San Isidro, enfilamos la subida a la ermita, por la parte de camino no asfaltado, la dura. Menuda subida!. Corta, pero muy empinada. Ahí tomamos aliento, para descender por la parte asfaltada, la cara que da a la carretera. Cruzamos la pasarela sobre la Autovía para llegar al pueblo. En Poblete, cruzamos el pueblo para, por el camino de las canteras, irnos hacia la carretera de Alarcos. Pasando Villadiego, giro a la derecha, para tomar el camino del cerro y a subir. A subir por una recta que engaña. Se va empinando y lo vas notando en la respiración, porque la conversación animada que llevábamos se va interrumpiendo. A la izquierda los restos del pasado. Llegamos a la puerta de acceso a la ermita. Paramos. Además, era la hora del almuerzo. Estábamos en el Km 16,8 al llegar arriba. Paramos a echarnos un gel a la boca y un trago de agua. Y Cepeda que se iba animando. Estando allí, no quedaba otra que volver a Miguelturra. Así, con medio recorrido hecho, iban a salirle más de los “25 Km. como mucho” que quería hacer. Desde Alarcos, toca bajar- Continuamos descendiendo, por la parte de la Ctra. de Piedrabuena. Al llegar abajo, giro a la derecha para tomar el camino de la Fuente del Arzollar. Otra subida continua, suave, más suave y llevadera. Es la parte del recorrido que peor está, con barro, que se queda pegado a las zapatillas. Pero enseguida volvemos a pista asfaltada, en la Colada de Miguelturra a Alarcos. Llevamos ya una media maratón en 1:51 h. Ritmo suave y cómodo, que vamos acelerando a partir de este tramo. Llegamos al cementerio de la Poblachuela otra vez. Giramos a la izquierda y volvemos por el mismo sitio por el que llegamos a la Vía Verde. Así que desde ahí, nos quedaban justo 5 Km. hasta el estadio. Nos salían unos 28 Km. Así que tenemos que alargar un poquito nosotros dos, Santi y yo, que teníamos que completar Km. Damos una vuelta por el polígono para llegar a los 31,5 Km. al llegar al punto de salida. Y ahí me quedé. Suficiente para completar la semana de entrenamientos del #ObjetivoMurcia.  Los gemelos estaban cargados. Y la tarea estaba hecha. 2:43 h. de recorrido por una ruta “nueva” y muy atractiva. Y además el tiempo nos acompañó en una estupenda mañana para correr. 15 – 16 º C y despejado.

El recorrido en Garmin 

Ganancia de altura: 214 m.

Desnivel acumulado: 425 m.

Anuncios