Recojo el guante que Kike lanzó en su crónica del domingo. Una repaso de lo que (recuerdo que) pasó en el Memorial Mariano Rivas Rojano. 

Anduve dubitativo. Al final me decidí. El último día. Me inscribí en una Media Maratón más. Lo he dicho alguna vez. Me gustan las Medias Maratones. Son mi distancia favorita, hasta la fecha. Una prueba más del circuito en un lugar al que me gusta ir a correr. Alcázar es el sitio donde más veces he corrido en carreras del Circuito. Ésta era la 5ª vez que iba. Me salté “El Porvenir”, mientras preparábamos, Kike y yo, la maratón de Madrid.

El caso es que a las 8:15, la expedición fondista partía de su lugar de concentración, “la grúa”, repartidos en varios vehículos. Compartir viaje tiene la ventaja de que durante una hora y pico, vas hablando con los compañeros del club, de cosas de corredores. Compartimos Km., aventuras y desventuras (y cervezas, también).

Pues con sueño y cansado, nos plantamos en Alcázar. Impecable. Cielo azul, despejado, síntoma de que el amigo “Lorenzo” (el astro rey) nos iba a acompañar en la carrera. Mucha gente por los aledaños de la salida. Julio Rey y Vanessa Veiga invitados de lujo a la fiesta del atletismo popular. Nos acicalamos, nos vamos a la salida y empezamos a correr, a las 10:00. Pistoletazo de salida, y echamos a correr unos 800 atletas. Busco referencias. Tengo a Rafa, que me dice que no sabe cómo va a ir, que quiere bajar de 1:35h. Le digo que eso lo tiene hecho. Me adelanto un poco, y tengo a Santi y a Marcial delante. Elijo a la pareja, con la intención de completar la carrera juntos. Los primeros kilómetros transcurren a ritmo alto, y estirándose el grupo. Voy cansado, y me cuesta mantener ese ritmo.

DSC_0278

DSC_0526

Al paso por la plaza, ya se me han ido Santi y Marcial, y vienen por detrás Sergio, Miguel, Andrés y Rafa. Enganchamos y vamos juntos en el primer paso por contrameta. Ahí está Ordóñez animando: “Qué buen grupo. Vais muy bien”. Pero se me empieza a hacer cuesta arriba ese ritmo. El paso por el Km. 10 lo hago en 43:30 min. aproximadamente. Esto es que voy a un ritmo similar al de anteriores carreras. Pero empiezo a flojear, y me dejo caer un poco buscando algo de comodidad. Me da un poco de flato. No respiro cómodo y no encuentro el ritmo cómodo. Paso la primera vuelta y la animación de la zona de llegada te impulsa un poco, recupero algo de tiempo, pero se me vuelve a hacer cuesta arriba, nunca mejor dicho la segunda subida del recorrido. Mantengo referencia visual con los compañeros, pero cada vez se me van yendo más. Los pierdo. En la bajada recupero aliento. Me pesan las piernas. Estoy cansado, lo voy notando, y me acomodo a un ritmo algo más lento en la segunda vuelta. Al paso por la plaza la segunda vez, 20º C marca el termómetro de la Plaza. 11 de la mañana en punto. Lo atestiguan las campanadas de alguna iglesia. Una hora de carrera. Así que nos quedaba sobre media hora de “sufrimiento” y esfuerzo. Al llegar a la contrameta (Km 15) sigue ahí Ordóñez. Me dice que llevo a Orestes detrás. Sigo a ritmo y espero a que nos enganchemos. A ver si así, hacemos juntos los 6-7 Km finales. Al principio vamos juntos. Él venía de menos a más. Yo de más a menos. Pasado el Km. 17, él sigue a buen ritmo, con fuerza. Yo no. Así que se adelanta y no puedo seguir su ritmo. Nos cruzamos con los que enfilan los dos últimos Km. Bordeamos para llegar al barrio de El Porvenir, donde está el Km 19. Quiero apretar, porque me van adelantando unos cuantos. Aprieto un poco y llego al 20 con la firme intención de mejorar el último parcial. Y ahí estamos, siguiendo la línea azul en la medida de los posible. Al llegar a la rotonda donde estaba la charanga, mucho ambiente. Giro a izquierda y recta de meta. Paso por el Km. 21. Pero quedan 97 metros. Se hace larga la recta de llegada contra otros tres. Sprint que abandono y cruzo la meta andando, algo poco habitual. Total, el crono había cambiado ya a 1:32 h y no había ningún otro propósito por cubrir.

DSC_0241

Cansado y deseando acabar. Nos esperaban las cervezas que traía Miguelillo. Nos juntamos, compartimos sensaciones. Bonitos duelos, marcas mejoradas en Alcázar y servidor que cumplía (yo creo que con creces) el expediente. Y es que, después de una semana muy intensa de trabajo, y de una boda nocturna con poco más de tres horas de sueño, no estuvo mal del todo la carrera. No es excusa, es lo que hubo… pero sarna con gusto, no pica.

La carrera en Garmin. 

¡Y las cervezas fresquitas!

IMG-20141005-WA0004

El resumen de la semana 7 del #Objetivo Murcia, es:

30 sept: 13,5 Km. Subida a la Atalaya. Antenas por el camino de Moledores. 1:05 h.

2 octubre: 12,5 Km. 59 minutos. A 4:43 de media, con cambios de ritmo de 1 Km.

3 octubre: 10,3 Km. 52 minutos suaves, por el Campus. Rodaje progresivo.

5 octubre. 21 Km. Media Maratón Alcázar. 1:32:19. 4:23 min /km.

Total semana: 57,5 Km. Bajando el kilometraje.

Anuncios