La anterior entrada dejaba en el aire un par de recorridos más para completar algunos de las rutas  más destacables en los alrededores.

Los caminos siguen estando en su sitio. Ahí siguen impertérritos. Aguantando zancadas de corredores , aparte de rodás de vehículos y el paso de galgos y cazadores.

Una de ellas, es ideal para preparar Medio Maratón o Maratón. Tienes la posibilidad de alargarla y hacerla de hasta 30 Km. Pero vamos a por la de 21 Km. Parte de Miguelturra, y llega hasta la laguna de Pozuelo. Es un recorrido que transcurre completamente por caminos rurales.

Ruma es el punto de partida. Es uno de los referentes para los Fondistas. Desde allí tenemos una de las bases de salida para las diferentes rutas alrededor del pueblo. En esta ocasión, la ruta hacia Pozuelo toma el camino de Carrión para girar a la derecha pasados 4 Km, buscando Las Cañadas, donde tenemos una larguísima recta que nos va llevar hasta Pozuelo de Calatrava, atravesando las vías del tren, y a través de un camino bastante llano, aunque tiene un pequeño desnivel, primero bajando hasta la laguna, que vamos a bordear, haciendo un giro a la izquierda, sin llegar a adentrarnos en el pueblo. Desde allí, vuelta a Miguelturra, subiendo por la cantera. Una vuelta a Migueturra, que se hace formando dos triángulos. Tras la subida a la cantera, y llegar al punto más alto del recorrido, apenas 50 m., de ascenso, tenemos una bajada, hasta los cipreses, Camino de Almagro, donde cruzamos en perpendicular el camino por el que veníamos a la ida. Desde los cipreses, son unos 5 Km, rectos hasta el punto de salida.

Ahí podéis ver la imagen del recorrido que se hace. Ruta, tranquila, sin tráfico, con vistas de la llanura manchega, salpicada por algunos cerros y elevaciones menores. Con suerte, depende de la época del año, podrás ver las zancudas que paran en la laguna de Pozuelo, durante sus migraciones.

El recorrido en Garmin.

 – La otra ruta que quiero destacar es una que parte de Miguelturra, desde la famosa grúa, y que va hasta la Atalaya, por el Camino de Carrión, cruzando la N-430 y atravesando esa llanura manchega plaga de cepas, embarradas en invierno, secas en verano, y que florecen con un verdor que parece que empalaga en primavera.  Desde allí subir a la Atalaya por detrás, por la parte trail, tiene encanto, porque te encuentras en medio de la naturaleza reservada solo para unos pocos aventureros deportistas de fin de semana, que se dedican, a tomar caminos alternativos para disfrutar de paisajes, al mismo tiempo que entrenas. Así, subes por un sendero con algunas zonas algo más pedregosas, muy practicable, que te va engañando. Y según asciendes, ves “las antenas” al fondo, más arriba y más abajo según desciendes. Un tramo de unos 2 Km., que hace varios toboganes. hasta llegar justo a la verja que “cierra” la finca donde acaba el camino asfaltado que sube a las antenas. Y es ese el punto más elevado del recorrido, que va a completarse volviendo a Miguelturra por el camino que baja por detrás de los chalets de la Atalaya, y tomando el Camino de Moledores hasta cruzar la carretera de Carrión por detrás del AVE, y subiendo el camino de Peralvillo.

Otra ruta indicada par aquellos que preparan maratón o media maratón, y gustan de rodajes largos e irregulares. Con unos 100 m de desnivel positivo.

Track en Garmin.

Anuncios