La fase de entrenamientos ya está finiquitada, definitivamente. Esta semana, toca soltar piernas, (descansar activamente: caminar, trotar, estirar), comer y dormir lo mejor posible y poco más.

Han sido 9 semanas intensas, desde que decidí inscribirme en el maratón de Madrid. Previamente, entrenamientos con altibajos, renqueante de aquellas molestias del pie que se fueron disipando, pero sumando kilómetros a ritmos lentos, cogiendo la llamada base aeróbica. Todos los fines de semana desde enero ha habido un rodaje largo de 20 o más Km. Por eso, la suma de kilómetros no fue un obstáculo a la hora de afrontar la fase de preparación más específica junto a Kike. En estas 8 semanas hemos apretado los dientes, hemos salido por diferentes lugares, diferentes terrenos, con Fondistas, en solitario (las menos veces, y casi siempre juntos). Hemos planificado un calendario, adaptando nuestra disponibilidad, con entrenamientos de calidad, mezclando rodajes largos, series, cuestas, un poco de “trail”, y cambios de ritmo: Hemos hecho de todo. Entrenamientos completos, con carreras del Circuito, que han salido bien. Por ello, como dije la semana pasada, la tarea ya está hecha.

La suma total de kilómetros corriendo es:

– enero: 145 Km

– febrero: 234 Km.

– marzo: 300 Km.

– abril (hasta el 20): 170 Km.

Un total de 850 Km en estos primeros 3 meses y medio desde que comenzó la “temporada”.

La carga de kilómetros se ha ido reduciendo las dos últimas semanas. Pasando de 75- 70, a 60 y a 42 en estas dos últimas.

Fin de una fase, comienzo de la siguiente. El entrenamiento no ha terminado. La ilusión sigue intacta. El #ObjetivoMadrid, sigue su curso. Veremos qué nos deparan los 42,195 Km., de Madrid. Veremos qué nos depara el tiempo atmosférico, que se ha vuelto más invernal en estos dos días. Pasamos de los 30 º C a los 12 ºC de hoy, con lluvia y con previsiones no muy buenas para el domingo en la capital de España. ¿Quién dijo miedo? Ahora, a estas alturas, no nos va a asustar, nada ni nadie.

Imagen

Anuncios