Marcada en el calendario como fecha “clave”, a un mes vista del R&R Madrid Marathon, me presentaba en Bolaños a las 9:00 con la idea de hacer un calentamiento previo que sumar a los 21 Km. de la prueba, y así hacer la “tirada larga” de la semana. Había quedado con el Tuercelindes para ello. Nos encontramos en los aledaños de la salida a eso de las 9:30 y nos dimos un par de vueltas por aquellas callejuelas abiertas al campo en las afueras de Bolaños.

Era mi segunda vez en Bolaños. El año pasado conseguí un registro récord para mi en la media maratón. Hacía menos de 1:41 h. En lo que comenzó por ser el inicio de la progresión en las carreras, que tanto me habían “exigido” algunos compañeros del club.

Por tanto, y en medio de la vorágine de entrenamientos combinados, progresiones, series y rodajes “suaves”, parecía factible bajar, no ya la marca del pasado año, sino la mejor marca en Media Maratón, que la obtuve en octubre en Alcázar de San Juan. 1:36 h.

En la entrada del pabellón, me encuentro con Rafa y Julián, las caras visibles del Circuito, también con Lorenzo y Casi. Me preguntaban qué iba a hacer. Yo les confesé que intentar bajar de 1:35 h. Rafa me pregunta qué tal estoy. Le digo cuáles son las intenciones y me sugiere que vayamos juntos. “Pues vale”. Sabía cuáles eran las intenciones de Kike, que se había propuesto un ritmo alto de carrera para intentar hacer MMP. Iba a buscar a Casi como pareja de carrera. Yo preferí mantenerme al margen, a pesar de un primer intento de acercamiento durante el primer Km. Me parecía demasiado rápido su ritmo. La carrera, no sé si por salir desde la zona cabecera, me pareció muy lanzada desde el principio. Fuimos más de 500 corredores los que empezamos la carrera. Se buscaban posiciones desde el inicio. Pepe y Eusebio tiraban para adelante, lo mismo Miguel, que se lanzó a por su carrera. A Jesús, no lo ví, directamente salió a por su récord (y lo consiguió).

Bolaños tiene una carrera atractiva, con zonas algo más durillas, como esa subida por la Carretera de Moral, de casi un 1 Km., donde se ve cómo baja el ritmo de carrera. Pero tiene una bajada de la misma distancia, donde te embalas y encaras los últimos 4 km. de cada vuelta a un ritmo muy óptimo. Y las dos vueltas fueron casi calcadas.

Conseguimos hacer un grupete majo desde el principio prácticamente. Nos juntamos Agustín y Miguel Cepeda en los primeros Km., a los que se unieron posteriormente, en la bajada del Km. 6 Julián García y Rafa. Este grupo de 5 Fondistas parecía muy cómodo a ese ritmo en torno a 4:15-4:20 min/Km. Poco a poco, Julián parecía que quería más y se distanciaba. Quedábamos los 4, al paso por el Castillo de Doña Berenguela, pero Agus también se venía abajo al final de la primera vuelta y el grupo volvía a ser de tres.

Imagen

Pasando por el Km 10, miraba el crono y me marcaba 43 minutos largos. Buen tiempo para la primera mitad de carrera. Las cuentas parecían salir. Volvía a mirar el crono y en el Km 14, el Garmin me marcaba 1 hora justa de carrera. Buen ritmo, le digo a Miguel. Estábamos en disposición de bajar de 1:35 h. Si salían las cuentas, la carrera se nos iba a 1:32 h. aprox. Y lo mejor de todo, las sensaciones. Sin el bajón físico que podría esperarse (apenas me descolgué unos metros de Rafa y Miguel, que tiraban de mi, antes del Km 13. Y en el tramo final de la subida entre el 15 y 16. Pero al llegar a la cuesta abajo, recupero bien, trago de agua, glucosa de Isostar red fruits flavour, y pa´lante.

En ese tramo, Rafa siente un pinchazo en el bíceps femoral, afloja el ritmo, y nos quedamos en el grupo los dos, Miguel y yo. Vamos a 1:31 h larga. Pero ya cuesta mantener un ritmo alto. Aún así, el peor km., es el de la segunda subida por la Ctra. de Moral (4:27 min/Km). Aparece, a partir del Km. 18 Agustín, que se recupera bien en la segunda parte de la carrera y vamos haciendo un poco la goma entre él y yo, para encarar los dos últimos Km. Paso por el 19. Miramos el crono, y decimos venga que nos quedan 2 Km. A tope. Dice Agustín: “menudo récord que vais a hacer”. Íbamos a volver a pasar por el castillo de Doña Berenguela, y veo por detrás, a escasos metros a otra tripleta de lujo, Sergio, Orestes y Alba. Los jóvenes del club, que venían lanzados también. Mientras tanto, Julián Ordóñez, nos esperaba cámara en mano en esa zona, animando, como siempre: “¿Pero a qué habéis venido a correr o de turismo?. No estáis haciendo ná” 😀 (Es un crack este hombre).

Y ya, cuesta abajo y sin frenos. Nos disponemos a encarar los últimos 1000 metros, con un esfuerzo grande, en los que Agustín parece tirar un poco, e intento aguantar el envite. Último giro a la derecha, y no llego a contactar con él, pero en el Km. 21 veo que el arco nos recibe y nos espera, con un crono que marca 1:30:55. Aprieto los dientes para intentar entrar en ese minuto. Paso por la alfombra azul al cambio de minuto. 1:31:00.

Imagen

Sí. Lo he conseguido. Sorprendentemente entero, a pesar del esfuerzo continuo durante 91 minutos. Sin ese “muro” que suele llegar entre en 16 y el 18. Me encontré genial durante toda la carrera. “Fresco”, pero con las piernas cansadas. Sin poder haber apretado más al final, a pesar de acabar el último Km. por debajo de 4:10 min/Km. Un nuevo objetivo cumplido. Es la primera carrera que hago acompañado desde el año pasado en Bolaños, precisamente. Hemos tirado, unos de otros, y hemos conseguido alcanzar un gran resultado. Un nuevo listón que me pongo. Satisfacción plena. Nos juntamos en meta los 6-7 que entramos en 1:31 h. Nos felicitamos por el carrerón. Abrazos y choque de manos. Los Fondistas estamos a tope. Nos reunimos en el pabellón, nos hacemos una fotito muy chula:

Imagen

Los entrenamientos fuertes se notan. Las #PalizasPatrocinadas por 13 Millas surten efecto. Llevo un mes entrenando mejor, recuperando bien. Las piernas pesan al día siguiente, pero en 48 h., parece que estamos a tope otra vez.

Hoy se nota el esfuerzo del día anterior. Hoy molestan las caderas y aductores. Los gemelos están perfectamente. El pie, perfectamente. Las Adistar Boost, son talismán de momento (fetichismos cogidos con pinzas).

El #ObjetivoMadrid, sigue viento en popa. Pero los 42,195 Km., son otra cosa.

Ahora, a seguir entrenando. Nos toca otra semana de palizas con el señor Kike. 

PD. Ya lo sabes, Kike. Gracias por la parte que te toca en esta mejoría.

P.D 2. Felicitar a Santi, Marcial y Daniel por su gran maratón en Badajoz.

Anuncios